sábado, 5 de julio de 2008

Babilonia



LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA: Sur de Iraq, por extensión da nombre a todo el sur de Mesopotamia

TERRITORIO: Toda Mesopotamia en su máxima expansión

LENGUAJE: Babilonio, escrito en cuneiforme


Territorio
Originalmente Babilonia consistió del territorio que se extiende desde el Golfo Pérsico hasta la latitud 340 norte, y estaba situada entre los ríos Tigris y Éufrates. Al norte sus fronteras eran Asiria y Mesopotamia, al este Elam, del cual estaba separada por montañas; al sur por el Golfo Pérsico, y al oeste por el desierto de Siria o árabe. De tiempo en tiempo Babilonia gobernó a casi todo el mundo. Conquistó a Nínive y a toda Asiria del Norte y, en rápida sucesión, cayeron bajo su poder Asiria del Sur, y los estados vasallos de Armenia, Palestina, Siria y Egipto. Estaba cubierta por una red de canales que daban gran fertilidad a la tierra, dio prosperidad maravillosa al país, hizo posible el mantenimiento de una población muy numerosa.

Historia
En un época u otra, y por diferentes personas, Babilonia fue designada por tres nombres. En las referencias bíblicas más antiguas se llamaba Sinar, Génesis 10:10; 14:1. El nombre probablemente se derivó de Sungir o Sugir. En este territorio estaban Babel, Erec, Acad y Calne, las ciudades que fueron el principio del reino de Nimrod (Génesis 10:10). El nombre Babilonia fue tomado de la ciudad principal, Babilón, y es la forma griega del hebreo Babel y de la semítica Bab-ilu que significa "Puerta de Dios". Este lugar era también conocido por los hebreos como Erez Kasin. Una variación de Kaldu, de donde viene la palabra griega Caldea, el nombre por el cual fue conocida toda la tierra durante el período griego. Se dice que la antigua Babilonia fue fundada por Nimrod, un descendiente de Cam (Génesis 10:10), probablemente un corto tiempo después del diluvio. Omitiendo algunas fechas esparcidas que se remontan de 6000 a 8000 a. de J.C., su historia se puede dividir en cuatro períodos bien definidos.
(1) El período de las pequeñas ciudades estados, cerca de 4500 a. de J.C. Había seis ciudades en el norte habitadas por gente no semita, y seis en el sur compuestas por gente semita.
(2) Período de expansión, 3800 a 2100 a. de J.C. El rey más grande Sargón de Argade (Acad, como se usa más comúnmente ahora), quien conquistó la mayor parte de Asia occidental incluyendo Palestina, y fundó la gran biblioteca de Babilonia. Fue la primera civilización que llegó a ser una fuerza vencedora en todo el mundo semita.
(3) El período de supremacía, de 2100 a cerca de 1700 a. de J.C. se pensaba que Amurabi, era el Amrafel de Génesis 14:1-9. Ahora se niega que sea, pues se cree que Amurabi vivió más tarde (1728-1686 a. de J.C.). Amurabi fue el rey más grande de su período. Desarrolló el comercio del país, edificó un canal que conectaba los ríos Tigris y Éufrates, e hizo muchas otras cosas notables. Se le conoce mejor por su extraordinario código de leyes.
(4) El período de decadencia, de 1700 a. de J.C. hasta la derrota de Belsasar en 538 a. de J.C.
Este último período está marcado por muchas rebeliones, declinaciones y resurgimientos. Fue derrotado por los kasitas y luego conquistado por los asirios cerca de 1100 a. de J.C. Más tarde ganó fuerza suficiente uniéndose con los medos para derrotar Nínive, y se convirtió en el imperio más fuerte del oriente. Fueron edificados templos, las ciudades fueron fortalecidas y el territorio engrandecido de tal manera que fue considerado soberano hasta la frontera meridional de Palestina. Nabucodonosor, rey de Babilonia, hizo tres incursiones durante los años 607, 597 y 587 a. de J.C., conduciendo a Judá al cautiverio, donde los judíos permanecieron hasta que Ciro venció a Babilonia en 538 a. de J.C. En aquellos tiempos primitivos Babilonia sobresalió como representante de la cultura, la civilización y la literatura y tenía absoluto poder en la religión.

La Religión
La religión de Babilonia al principio parece haber sido una creencia animista. Creían que todo lo que se movía tenía vida o espíritu. Junto con esta creencia había otra en los espíritus, que para ellos estaban relacionados con los muertos, y se hacían demonios nocturnos y ejercían una influencia terrible sobre los hombres, por lo cual debían ser expulsados con toda clase de magia. Naturalmente cada centro y ciudad pronto tenía su deidad, generalmente asociada con algún gran fenómeno natural. El sol y la luna fueron los más prominentes entre estos dioses. Los babilonios nunca abandonaron el politeísmo. No tenían la idea de un Dios personal, justo y santo, que amaba la justicia y odiaba el pecado. Tenían un dios del mundo, o rey de la tierra; un dios de las profundidades; un dios de los cielos; un dios del averno; incluyendo la plaga y la fiebre; un dios de la vegetación, de la sanidad y de las guerras; un dios de la fertilidad y del amor, e innumerables otros dioses. Todos adoraban algún ídolo. Creían en una existencia después de la muerte, que en la mayor parte era una vida muy triste. Las almas de los muertos moraban en cuartos oscuros en medio del polvo y de murciélagos, y su habitación era llamada "la tierra sin retorno".

Condiciones de Actualidad
Hoy día no hay nada de importancia que haya quedado de esta antigua y poderosa civilización. Sin embargo, hay muchas ruinas que los arqueólogos han procurado identificar con la torre de Babel de Génesis 11. Más exploraciones sin duda darán más luz sobre muchos asuntos de interés. Ahora no se puede decir que allí haya civilización; ni tiene conexión con el mundo de hoy.

Ciudad de Babilonia
Desde el tiempo de Amurabi (1728-1686 a. de J.C.), la capital del imperio babilónico era Babilonia. El nombre significa "Puerta de Dios" o "puerta de los dioses". Fue edificada a ambos lados del río Éufrates, como 321 Kms. antes de unirse al Tigris; a 483 Kms. del golfo Pérsico; y 96 Kms. al suroeste de la moderna ciudad de Bagdad. Las dos secciones de la ciudad estaban comunicadas por un túnel bajo el río y por un puente. Actualmente tiene el río en ese lugar cerca de 183 ms. de ancho, con una profundidad de 5 ms. Hemos recibido varias descripciones de la ciudad, algunas de ellas por aquellos que declaran que fueron testigos oculares de la gloria de Babilonia. Según Heródoto, el plano de la ciudad era un cuadro de 22 Kms. por lado. Dice que un muro de 95 ms. de alto, 26 ms. de espesor y 90 Kms. de largo cercaba la ciudad entera, y que este gran muro estaba rodeado con fosos anchos y hondos, llenos de agua para impedir vías de acceso a cualquier enemigo. La ciudad era famosa por sus grandes edificios; notables entre ellos eran: (1) El palacio de Nabucodonosor. Este era un inmenso grupo de edificios, que se creía popularmente que tenía más de 9.656 ms. de circunferencia. (2) Los jardines colgantes, cuyo renombre ha sido proclamado por todo el mundo. Fueron construidos por Nabucodonosor para complacer a la reina Amitis, quien añoraba sus montañas natales. Tenían una altura de 23 ms., con suficiente profundidad de tierra para sostener los más grandes árboles. Cada jardín medía poco más de 120 ms. y todos juntos cubrían 13 hectáreas, pero la superficie que contenía estos jardines era más grande todavía. El agua para regar los jardines se sacaba del río por medio de un aparato en forma de tornillo. (3) Dos grandes Templos. El primero, el templo de Esag-ila o Belus, pero mejor conocido como el templo de Marduk, estaba situado en la ribera del río Éufrates. Este templo era una inmensa pirámide o torre, y medía 183 ms. 2 de base por 146 ms. de alto. Tenía una subida tortuosa alrededor de él, y en la cima había una capilla destinada a un dios. El segundo era el templo de Nebo, llamado por los habitantes "la casa de la eternidad". El templo estaba situado en Borsippa. Parte de sus ruinas todavía existen, bajo el nombre de Biro-Nimrod, o la torre de Nimrod. Ambos templos eran de siete pisos. Algunos piensan que ya existían estos templos antes de la torre de Babel (Génesis 11:1-9). Estas y otras cosas hicieron de Babilonia el centro de la gloria y la perversidad de todo el mundo.